Cautivados… nunca volveremos a ser igual

Cautivados… nunca volveremos a ser igual

¿Sabes, ese momento en el que te ves descubierto en los ojos de otro y te ves amado y sabes que nunca más quieres salirte de esa mirada?
¿ese momento en el que algo te llama la atención, te hace parar y volver a mirar, intrigado te quedas cautivado, sin querer alejarte de esa llamada?
¿Sabes, ese momento en el que tu corazón parece dejar de latir, parece que se para el tiempo, te haces adicto a lo que tienes delante?
SÍ, SABES, SABES MÁS O MENOS LO QUE ES SER CAUTIVO DE ALGO, SABES LO QUE ES DESEAR ALGO, LO QUE ES DEPENDER DE ALGO….
Y también sabes lo que decepciona el vacío cuando el otro te falla, las cosas no son como creías, los sentimientos te ponen trampas…

Y sabes, y si no lo sabes aún ven que te lo cuento, sabes que hay un tipo de cautiverio que es todo libertad y felicidad. ¿No sabes? ¿No lo conoces?
Sí, es esa mirada de amor de aquel que todo lo sabe y todo lo ha creado – cautivados, nos quedamos adoptados en su amor.
Sí, es ese abrazo en esos brazos ensangrentados de aquel que todo lo ha dado por rescatarte – cautivados, nos quedamos liberados en su amor.

¿CAUTIVADOS?

¡SÍ! DESCUBIERTOS, AMADOS, PERDONADOS, RESCATADOS, LIBERADOS… LLENOS DE ESPERANZA EN EL CORAZÓN, VISIÓN EN LA MIRADA, SANIDAD EN EL CUERPO Y LOS RECUERDOS. ¡SÍ! ¡CAUTIVADOS! ¡Y CON GANAS DE CONOCER DE DIOS AÚN MÁS, DE DARLE MÁS, DE RECIBIR MÁS, DE QUE EL CIELO INVADA AÚN MÁS NUESTRA VIDA! ¡SÍ! ¡CAUTIVADOS! ¡CAUTIVADOS!

Deja un comentario

Menú de cierre